PESCADORES NUNCA PERDIERON LAS ESPERANZAS DE SER RESCATADOS

“El motor de nuestra embarcación se ‘amarró’ desde las 5 de la tarde del pasado martes 6 y así permanecimos fondeados en alta mar hasta ayer en la tarde que fuimos rescatados”, comentó Joel Flores Choch, patrón de la lancha “Mary VI”.

Además de Flores Choch, de 38 años de edad, en la lancha iban David Alberto Canul Romero y René May, quienes, de acuerdo con el primero, a pesar del tiempo que permanecieron a la deriva, nunca perdieron las esperanzas de su rescate.

El desperfecto en el motor de la lancha se registró cuando se encontraban a 40 kilómetros frente a Sisal, de acuerdo con el patrón de la lancha, quien fue entrevistados al llegar anteanoche sábado a su casa, a las 10, en la calle 37 entre 36 y 38 de la colonia Fátima.

Al llegar recibió efusivo recibimiento sus tres hijos, así como de otros familiares reunidos en la vivienda, precisamente para recibirlo.

Fue traído hasta esta ciudad por la permisionaria María Martínez Burgos, propietaria de la lancha.

Anteayer por la tarde se reportó como extraviada la lancha “Mary VI”, a bordo de la cual iban los tres hombres de mar ya citados.

Vecinos de Hunucmá

Los pescadores, originarios de Hunucmá, salieron desde el pasado martes y debieron retornar el viernes. El sábado, tras reportarse su ausencia, tres lanchas y una nave de la Armada salieron a buscarlos por la tarde.

La Capitanía de Puerto de Sisal informó horas después el hallazgo y el rescate de la embarcación y reportó que los tres pescadores se encontraban bien de salud.

Aunque declinó hablar al respecto, pues dijo que es parte del trabajo (en alusión a los contratiempos y percances que registran durante su labor), no es la primera vez que Flores Choch queda varado en alta mar.

De acuerdo con sus familiares, entre ellos su esposa, Leydi Cuytún Canul, el pescador se ha quedado varado por lo menos en unas cuatro ocasiones más, aunque recordaron que el de mayor tiempo, al igual que en esta ocasión, se registró hace unos cinco años.

Angustia

En el caso de Leydi Cuytún, al ver que su esposo no llegó en el transcurso del viernes, anteayer sábado a las 7 de la mañana salió rumbo a Sisal, junto con una hermana suya, para averiguar el motivo.

En el puerto permaneció en medio de la incertidumbre durante unas 11 horas, pues fue a las 7 de la noche cuando les informaron que su esposo y los otros dos tripulantes de la “Mary VI” fueron rescatados y eran llevados a tierra firme.

Flores Choch explicó que fue el sábado a las 3:30 de la tarde cuando los tripulantes de un barco de Progreso se les aproximó y al informarles de su situación, procedieron a prestarles auxilio.

Los llevaban a Progreso

—Nos empezaron a remolcar y la idea era llevarnos a Progreso, donde tienen su base, pero cuando ya nos encontrábamos a unos 10 kilómetros de Sisal, los tripulantes de una de las lanchas que salió a nuestra búsqueda nos interceptaron y se hicieron cargo de nosotros —relató Flores Choch.

Durante el tiempo que permanecieron fondeados en alta mar, los hombres de mar no tuvieron problemas con la alimentación y el agua, pues, de acuerdo con Flores Choch, llevaban suficiente.

Incluso, consiguieron algo de pesca, “aunque nos limitamos debido a que no teníamos suficiente hielo para conservar la captura”.

—Nadie de nosotros se desesperó, pues sabíamos que iban a salir a buscarnos —insistió.

 

Fuente: Diario de Yucatán

Sobre Diario Yuca 5876 Artículos
Infórmate, luego existe.
Loading Facebook Comments ...