Falta de justicia con los niños no, pero tampoco con los abuelos

Con los chicos no, dice Mafalda en una de sus célebres frases para pedirles, más bien exigirles, a los tiranos que no les arruinen la infancia a los niños.

Y aunque esa frase fue dicha hace ya varias décadas, hoy está más vigente que nunca con lo que está ocurriendo con la justicia en Yucatán.

Hace unas semanas, los integrantes de una agrupación de padres separados se manifestaron durante un importante evento en el Tribunal Superior de Justicia, para pedir que no se use a los niños como rehenes.

Como si se tratara de un método de acupuntura, la protesta supo tocar puntos finos que motivaron una reacción, quizá no inmedianta pero sí pronta, pues en esos momentos se realizaba la conferencia “La Constitución de Yucatán de 1918” que impartió el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales.

Los manifestantes fueron recibidos días después por el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Marcos Celis Quintal, aunque se ignora si han conseguido la ansiada justicia para sus niños, aquella que tanto dilataban jueces de los civil.

Este viernes, aprovechando una mesa panel en la que participaban magistrados, abogados e incluso la ex gobernadora Dulce María Sauri, una mujer de la tercera edad irrumpió para exigir justicia por un caso de fraude con fondos de ahorro ocurrido en 2005.

De nuevo fue como una aguja de acupuntura que tocó fibras sensibles, porque rápidamente se vio rodeada de magistradas que prácticamente la sacaron a rastras, y al final no la atendieron, solo la sacaron como un estorbo por sus señalamientos de falta de justicia.

Niños y ancianos son dos grupos vulnerables de nuestra sociedad, y ambos han sido víctimas de la falta de justicia en nuestro estado, aquella injusticia que se pierde en los recovecos burocráticos y se vale de intereses inconfesables para que no se cumpla lo que mandata la Constitución: justicia pronta y expedita.

Señores magistrados, con los chicos no, por favor, pero tampoco se metan con nuestros abuelos… porque la sociedad es capaz de irlos a buscar hasta sus casas, como diría aquella anónima pero valiente mujer de la tercera edad.

Fuente: Yucatán Ahora

Sobre Diario Yuca 5839 Artículos
Infórmate, luego existe.
Loading Facebook Comments ...